¿Te llamamos o te enviamos un WhatsApp?
    ARQUITECTURA TÉCNICA  | 4 MIN DE LECTURA

    Estos son los peligros de instalar una piscina en tu terraza o balcón

    Picture of Blog UEMC
    Escrito por:
    Blog UEMC
    Imagen de unas piernas en una piscina hinchable situada en una terraza o balcón de un edificio en Nueva York

    *Imagen principal de Studio Sarah Lou

    Arde la calle al sol de poniente y el sudor corre por tu frente. Este es un verano de los fuertes. “¿Y ahora qué hacemos?” Piensas en ir a la piscina, “maldita sea, a la piscina municipal no podemos ir, este año hay restricciones de aforo y seguro que nos quedamos sin entrar. Lo que daría por poder remojar los pies. ¿Y qué hacemos con el chaval? Esa es otra, en la calle no puede estar, ‘el bicho’ anda todavía por ahí, y en casa es insano que esté con tanto calor. Ojalá nunca hubiéramos vendido la casa del pueblo”. Pero ya es tarde, el calor ha venido para quedarse y tú como siempre no estabas preparado.

    En ese momento reparas en un folleto que te han dejado esa mañana en el buzón. Lo abres, no sin antes ponerte los guantes, ya que tu seguridad y la de los tuyos es lo primero. “Caramba” –exclamas, “¿cómo no se me había ocurrido antes? Podría montar una pequeña piscina en la terraza, con lo grande que es y siempre la tenemos desaprovechada”.

    En eso que te diriges a tu hipermercado o tienda de bricolaje favorita, y por los pelos sales con una de las últimas unidades. Es barata y muy sencilla de montar, y en esta ocasión no te va a sobrar ni un tornillo. Ya lo tienes todo listo, es hora de disfrutar en familia de un buen chapuzón vespertino. Enhorabuena, en el mejor de los casos acabas de meter a un elefante africano en tu terraza y tú tan siquiera te has percatado de ello.

    ESTUDIA ARQUITECTURA TÉCNICA EN LA UEMC

    El peso del agua

    Y es que no somos nada conscientes de lo que pesa el agua. Tal y como señala Santiago Bellido, profesor del grado en Arquitectura Técnica en la Universidad Europea Miguel de Cervantes: “el agua es el elemento perfecto de referencia para comparar densidades y pesos de otros materiales. De forma muy aproximada, podemos decir que un litro de agua corresponde a un kilo de peso. Cuando uno va a comprar una piscina, se encuentra con que el vendedor le ofrece las medidas de la misma, pero evita datos como el volumen de líquido necesario para llenarla.¡Lo que preocupa al comprador es si le cabe, y si tiene dinero suficiente para pagarla! Veamos… una desmontable por 120 euros… tiene un diámetro de 366 centímetros y 76 de altura… ¡me lo puedo permitir!”.

    “Pero, dado que un litro son 1000 centímetros cúbicos, si consideramos que esa piscina alberga un volumen total de 76 x π (366/2)2, su peso es de casi 8000 kilos. Es cierto que están repartidos en toda el área que ocupa la piscina. Ello supone una presión sobre el piso de 7600 N/m2. Haciendo números gordos con ayuda del Código Técnico de la Edificación (Seguridad Estructural), encontramos que cuando el calculista dimensionó ese forjado consideró que soportaría su propio peso, más los materiales de cubrición, más los habitantes de la casa, más la nieve en invierno… Total, unos 7000 N/m2. ¡Estamos duplicándolo sobradamente! Por suerte, nuestro calculista consideró un margen de seguridad. Siendo optimistas, probablemente supuso una sobrecarga posible de 3500 N/m2… Estamos perdidos”, según indica Santiago Bellidoelefante-piscina-terraza-2Y las consecuencias no han tardado en aparecer. A finales de junio la terraza de una casa en Elda (Valencia) se vino abajo debido al peso de la piscina hinchable instalada en el balcón. Afortunadamente no hubo víctimas mortales, pero puede que sea un anticipo de lo que nos espera este verano.

    “Con las cuentas hechas, el buen calculista de nuestra terraza no podrá dormir tranquilo si instalamos cualquier piscina. Aprovechando lo fácil que es calcular tomando el agua como referencia, no importa tanto la extensión de la piscina, como su profundidad. Cada 10 centímetros de agua son 1000 N/m2. Su coeficiente de seguridad nos daría para 35 centímetros, y mejor no apurar tanto. De hecho, damos por supuesto que nuestra terraza la ha realizado un profesional con formación universitaria oficial, ¿verdad?”, explica el docente.

    ¿Y qué pasa si tenemos una casa con patio o jardín?

    Si tenemos suerte de contar con una residencia de estas características la cosa cambia: “siempre que la piscina apoye sobre un terreno sensiblemente liso, no debería haber problemas. No alcanzaremos una sobrecarga suficiente como para que puedan producirse movimientos o deformaciones. Eso sí, ¡cuidado con los patios! Si lo que hay debajo es un garaje o un local, estaremos poniendo en peligro a sus ocupantes tanto como en una terraza de un piso”, advierte el profesor de la UEMC.

    piscina-hinchable-en-jardin

    Criterio técnico

    Durante las últimas semanas, tanto los arquitectos, como los arquitectos técnicos han insistido en la necesidad de ponerse en manos de profesionales antes de instalar una piscina hinchable en casa:

    “Con nuestras recomendaciones solo estamos queriendo llamar la atención sobre los peligros de tomarse a la ligera las transformaciones que hacemos en nuestras casas. No debemos olvidar que construirlas requiere una exhaustiva preparación en la que el profesional aprende a considerar factores en los que la mayoría de la gente no repara. Afectar a la estructura no es solo tirar un muro; las modificaciones importantes de uso pueden suponer también un estrés para el edificio. Y eso será estrés para sus habitantes”.

    Por último, y respecto al peso que soportan las viviendas por nuestro afán por almacenar compulsivamente libros o figuras Funko Pop!, el peligro es diferente. “Seguramente, si somos amantes de los libros, podemos llegar a 20 kilos de conocimientos por metro de estantería. Desde luego merece la pena, pero si la estantería cubre toda la pared, podemos estar cargando más de 150 kilos por metro de pared. Tu casa puede con eso, pero por favor, cuando las paredes estén llenas no empieces con los montones por el suelo”.

    Y si tu coleccionismo se dirige más bien a las figuras Funko, la cosa cambia. “Si lo sacas de la caja, el Funko puede pesar 70 gr. Con una estantería que ocupe toda la pared, llena de Funkos, no cargarás más de 7 kg. por metro lineal. En un principio no habría ningún problema. Eso sí, si ves que empiezan todos a mover la cabeza, a la vez, al mismo ritmo… pero mejor hablamos de los peligros de la resonancia en las estructuras en otra ocasión”, concluye el arquitecto.

    Nueva llamada a la acción

    Publicado el 1 de julio del 2020 - Actualizado el 5 de octubre del 2020
    Categorías: ARQUITECTURA TÉCNICA

    ¿Te ha gustado el artículo?
    No se te olvide compartir en redes sociales

    Suscríbete a nuestro blog